Isabel Acera      
Psicóloga y Coach ejecutiva y personal

  Si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness es un estado mental de "atención plena". No es tanto el intentar evitar o cambiar todo aquello que no nos gusta y nos genera estrés, ansiedad, ira… como aprender a relacionarnos con esa realidad de una nueva forma en la que deja de dirigir nuestro “piloto automático” y damos paso a la consciencia del momento presente.


Los efectos se estudian científicamente desde finales de 1970. Estos estudios han constatado que: La conexión entre la amígdala y el resto del cerebro se vuelve más débil, mientras que las conexiones entre las áreas asociadas con la atención y la concentración se hacen más fuertes. Las investigaciones también nos dicen que practicando 20-30 minutos al día, durante 8 semanas, el cerebro ya tiene cambios.


Las técnicas Mindfulness no sólo son aplicables en entornos clínicos como un medio para prevenir o reducir el estrés, la ansiedad y todos los trastornos asociados a estos estados, sino que representan un conjunto de herramientas que incrementan las capacidades cognitivas, la sensación de bienestar y la regulación sobre el sistema nervioso. Por ello, es aplicable tanto a personas que sufran los efectos del estrés, la ansiedad y el desajuste emocional, como a personas que quieran aumentar sus capacidades e iniciar un proceso de evolución.


En el curso de Mindfulness para la reducción del estrés, de 8 semanas, que realizo en empresas y/o para grupos particulares, tenemos los siguientes objetivos:


  • Aprenderás a responder frente a las demandas del entorno en vez de reaccionar inconscientemente.
  • Mejorar la forma en que gestionamos las emociones en lo cotidiano y ante situaciones complejas.
  • Observar los hábitos de la mente como generadores del estrés y el conflicto y cambiar la relación con ellos.
  • Ser capaz de parar, observar y dar una respuesta adecuada frente a los estímulos.
  • Ser conscientes de la interacción entre la mente y el cuerpo y su influencia en los procesos de la salud y el bienestar psicológico. Liberando tensiones crónicas  que son manifestación de la forma en que nos relacionamos con nuestra experiencia de vida.
  • Recuperar la presencia, es decir, estar completamente atentos en el aquí y ahora.
  • Reconocer y modificar hábitos poco saludables de nuestra vida cotidiana, estableciendo pautas de autocuidado corporal y en nuestras relaciones con nosotros mismos y con nuestro entorno familiar, laboral y social.